PLADECO y el rol de la Cultura en la capital de Ñuble

By junio 20, 2018Blog, Editorial

Con especial interés sigo el proceso que convoca a la comunidad a ser parte del nuevo Plan de Desarrollo Comunal para Chillán (PLADECO). Este instrumento, clave en la gestión
institucional del Municipio, es una significativa oportunidad que llama a re pensar la ciudad desde la mirada de los ciudadanos, más aún en tiempos de mayor consciencia respecto al “derecho a la ciudad”, al resguardo de su rico patrimonio, y a valorar y resguardar los procesos creativos de sus propios agentes y líderes locales como promotores de la identidad y economía local. Un ejercicio real para generar los necesarios contrapesos a lo institucional, que fomenten la participación, la transparencia y la diversidad en los organismos públicos.

En tal sentido, y como una forma de aportar al debate y reflexión, quisiera recordar que en 2014, y gracias a un encargo desde el programa Red Cultura del entonces Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (hoy Ministerio de las Culturas), tuve la oportunidad de apoyar el proceso de diseño y convocatoria para la elaboración del primer Plan Municipal de Cultura de Chillán (PMC). En tal ocasión abordamos un proceso inédito sobre cómo imaginar y pensar una proyección de la cultura desde distintos ámbitos, disciplinas y temáticas. Todo esto con el propósito de desarrollar una estrategia de ciudad para el mediano plazo, la cual sería implementada desde la Dirección de Cultura del Municipio. En concreto se elaboró un interesante documento final, que presentó líneas de trabajo priorizadas en los ámbitos del fomento creativo, el patrimonio y la participación cultural, además una cartera de proyectos de activación y la posterior aprobación en el Concejo Municipal del PMC, transformándose así en un documento oficial.

Por cierto, el proceso no estuvo exento de dificultades propios de un diseño de participación acotado e inédito, del cual, entre entrevistas, foros temáticos y la Convención comunal de cierre, participaron más de 120 creadores, artistas, gestores y representantes de agrupaciones e instituciones artístico culturales. Sin duda que fue un buen comienzo, sin embargo, todavía hay desafíos y mejoras que abordar de aquella oportunidad, como lograr una mayor deliberación e incidencia de la sociedad civil que participa de estos procesos y cómo estos se transforman en activos fiscalizadores/mediadores para asegurar en el mediano plazo su implementación. Por lo demás, hoy existen en Chillán nuevos actores relevantes que ya son parte activa de la dinámica cultural que deben incorporarse a la discusión (como el Teatro Municipal y la futura Seremía de las Culturas de Ñuble), por lo que resulta conveniente actualizar y mejorar este documento elaborado de manera participativa.

Por todos estos elementos expuestos resulta recomendable entonces que el actual proceso de participación del PLADECO, liderado por una consultora de la UBB, considere esta valiosa experiencia, con sus virtudes y sus defectos, sobre todo porque resulta de un genuino propósito de abrir la participación por primera vez, y de manera honesta, a la comunidad creativa para co diseñar un sueño en común, transformar a Chillán en la Capital Cultural que la región de Ñuble se merece.

Cristian Venegas Barrientos

Publicado en Diario La Discusión de Chillán